• SF Noticias

6 meses de conflicto en Gaza

UNICEF.

La extrema violencia, destrucción y la pérdida de seres queridos tienen un impacto catastrófico en la salud mental de los niños.

Conversación entre una psicóloga en Gaza y Patri Psicóloga.

La escalada de la violencia en la Franja de Gaza tiene un impacto catastrófico en el bienestar emocional y la salud mental de los niños y niñas. Cada día de su vida conviven con la muerte, la destrucción y la sensación constante de peligro, en un entorno de inseguridad continua que les provoca traumas y afecta sus emociones y sistema de valores.

Allí, el 44% de la población son niños y niñas que, debido a las hostilidades, se han visto forzados a huir en numerosas ocasiones hacia el sur con sus familias, y la mayoría se refugian hacinados en zonas muy pequeñas donde conviven con el asedio, la hambruna, las amenazas y las explosiones.

En ese contexto, recibir la atención médica y psicológica que necesitan es un enorme desafío.

Para conocer la situación de primera mano invitamos a Olfat Al Ma´soubi, psicóloga gazatí que durante los últimos 10 años ha trabajado con UNICEF en la supervisión de nuestros proyectos psicosociales, para que dialogara con otra psicóloga en España - Patri Psicóloga -, con la que pudo compartir cómo es su labor con los niños, jóvenes y también con sus cuidadores, en estas circunstancias tan difíciles.  

Sin duda, como cuenta Olfat, "la realidad psicológica de la infancia en la Franja de Gaza constituye una catástrofe humanitaria a nivel mundial". Destaca el gran número de niños no acompañados, separados de sus familiares o huérfanos, que actualmente supera los 20.000. Estos niños y niñas no tienen sustento alguno, y en este momento no hay instituciones preparadas para recibirlos, atender sus necesidades básicas y asegurar su futuro.

6 meses de guerra en Gaza: el peor lugar para ser niño.

Las consecuencias de tantos meses de guerra son evidentes. Gaza es hoy el peor sitio para ser niño o niña. La situación es terrible y no parece que vaya a mejorar en el corto plazo.

Cuando se cumplen 6 meses desde la escalada de las hostilidades, sabemos que más de 33.000 palestinos han perdido la vida en la Franja de Gaza, de los cuales el 70% son mujeres y niños según informes del Ministerio de Salud de Palestina. Más de 75.000 palestinos han resultado heridos, unos 12.000 son niños y niñas.  

Por su parte, fuentes israelíes informan que unos 1200 israelíes y extranjeros han muerto principalmente en los ataques del 7 de octubre, y unas 7500 personas resultaron heridas. Más de 35 niños y niñas habrían muerto.

No hay un sitio seguro en Gaza: sobrevivir sin servicios básicos.

Aproximadamente 850.000 niños y niñas están desplazados de sus hogares. Se ven forzados a avanzar cada vez más hacia el sur, empujándolos hacia zonas minúsculas y superpobladas, sin agua, alimentos, protección ni ninguno de los elementos esenciales para sobrevivir.

Según los informes del Ministerio, las instalaciones sanitarias han sufrido más de 400 ataques y solo 10 de los 36 hospitales funcionan parcialmente, con escasez de recursos y combustible. La hambruna es inminente para más de 1 millón de personas en la Franja de Gaza, especialmente en el norte donde 1 de cada 6 niños sufre desnutrición aguda grave, una forma de desnutrición que puede provocar la muerte.

La educación, un aspecto clave para el bienestar de los niños y niñas porque les permite continuar con su aprendizaje pero, a la vez, les proporciona una sensación de normalidad y rutina, también deja cifras desgarradoras. Se estima que unas 200 escuelas fueron atacadas, un 37% de todos los edificios educativos en la Franja. Allí estudiaban 228.000 alumnos y trabajaban más de 8500 profesores. Al menos el 67% de las escuelas en la Franja de Gaza van a necesitar una reconstrucción total o una importante rehabilitación para volver a funcionar. Un porcentaje muy alto se están utilizando como refugios para los desplazados.

A esta trágica realidad se suma la dificultad para hacer llegar la ayuda humanitaria, una cuestión de vida o muerte para estos niños, niñas y sus familias que ya no tienen acceso a los servicios más básicos.

-

Un convoy de vehículos con personal de UNICEF circula por el sur de la Franja de Gaza observando el colapso de la infraestructura de la ciudad.  © UNICEF/UNI541839/Elder

UNICEF: seguimos repartiendo ayuda en Gaza.

Al finalizar la conversación con Olfat, nos dice que "toda ayuda marca una gran diferencia en la Franja de Gaza". Las necesidades son enormes y requieren del esfuerzo de todos.

Para darles respuesta, en UNICEF seguimos trabajando sin descanso con el objetivo de llegar a los más vulnerables. Gracias a la colaboración de nuestros socios y donantes, allí estamos y no nos vamos a rendir, continuaremos abogando por la seguridad, la protección y el cumplimiento de los derechos de los niños y niñas afectados por este conflicto.

UNICEF en acción en nutrición.

Desde el inicio del conflicto UNICEF proporcionó alimentación rica en nutrientes a más de 36.000 niños y niñas, casi 6000 bebés y 21.000 mujeres embarazadas.

Nuestro trabajo es más necesario que nunca, lideramos el grupo de nutrición en el que colaboramos con otras organizaciones para gestionar esta crisis nutricional a través de la identificación y tratamiento de los casos.

UNICEF en acción en salud.

Conseguimos llegar a más de 600.000 personas con suministros médicos que salvan vidas. Estamos impulsando la vacunación de más de 300.000 niños menores de cinco años y apoyando la distribución de más de 1 millón de dosis de vacunas que puedan mantener la inmunización rutinaria y prevenir enfermedades.

También entregamos 50 incubadoras a los hospitales para apoyar las unidades de cuidados intensivos de los recién nacidos prematuros.  

UNICEF en acción en protección de la infancia.

Tenemos un rol fundamental en el seguimiento de las graves violaciones contra los niños, lo que nos permite conocer el impacto altísimo de este conflicto en la vida, el bienestar y la salud mental de los niños, muchos de ellos con síntomas de ansiedad, miedo, pesadillas y retraimiento.

Estimaciones oficiales previas al conflicto ya mostraban que en torno al 50% de los niños necesitaban ayuda psicosocial y de salud mental. Actualmente es probable que la necesidad llegue a todos los niños y niñas. Desde el inicio del conflicto, llegamos a más de 150.000 niños, niñas y sus cuidadores con servicios de protección y apoyo psicológico.

A pesar de todos estos obstáculos, en UNICEF estamos haciendo todos los esfuerzos posibles para que la ayuda no cese. Hasta ahora 594 camiones y 43 vuelos chárter con suministros han cruzado a Gaza para salvar la vida de más de 1 millón de personas.

Los niños no tienen ninguna responsabilidad de lo q está sucediendo y son ellos quienes están pagando el precio más alto con sus vidas. Es imprescindible lograr un alto el fuego que asegure su supervivencia.

Sitio Fuente: UNICEF